fbpx preguntenos preguntenos preguntenos

Las tres reglas del mantenimiento de mangueras

Esto es lo que encontrarás aquí

Como todos los materiales, las mangueras deben contar con un mantenimiento preventivo con el fin de identificar irregularidades de los componentes antes que estos fallen e interrumpan la producción, o peor aún,  causen algún accidente.

Con el objetivo de prevenir  accidentes, perdida de tiempos productivos o mantenimientos costosos por fallas se deben seguir tres reglas de mantenimiento de mangueras.

Inspección

Con la intención de determinar que una manguera fuera de servicio o estropeada no sea peligrosa, o pueda ser usada, se debe realizar una inspección visual antes de cualquier operación y se debe pasar  un examen riguroso al menos cada seis meses.

En la inspección se debe revisar las rozaduras de la manguera como también el desplazamiento de los alambres interiores o exteriores que  se encuentren fuera de su lugar; revisar si existe corrosión o abrasión del alambre externo; desplazamientos de los racores de terminación o aflojamiento; signos anormales incluyendo desperfectos en los racores; identificar si la manguera ha sufrido algún deterioro por elementos químicos o daños físicos al recubrimiento exterior y la carcasa.

Aquellas mangueras con defectos significativos deberán ser puestas fuera de servicio. La abrasión moderada de la cubierta exterior podrá aceptarse siempre y cuando las capas inferiores a las de refuerzo estén en perfectas
condiciones.

Limpieza

technology-733790_640Todas las mangueras deben se limpiadas después de su uso, antes de su inspección y antes de almacenarse durante un largo tiempo. Es importante saber que la limpieza dependerá del tipo de manguera y su ubicación.

Un lavado de arrastre usualmente es suficiente con agua limpia, agua caliente, detergentes, disolventes comunes, a temperatura ambiente. Si la manguera es usada cerca al agua del mar se debe comprobar que ya no existen rastros de sal para reducir el riesgo de corrosión sobre hierro, racores o alambres interiores de acero galvanizado.

Es muy importante eliminar, antes de la limpieza, cualquier residuo de ácidos o químicos en el interior con el fin de evitar reacciones exotérmicas que se puedan producir durante la limpieza. De igual manera verificar que no hay ningún residuo al interior para evitar posibles reacciones químicas cuando la manguera se vuelva a usar.

Para mangueras de final abierto se puede usar corrientes de vaciado, siempre y cuando no supere la temperatura de trabajo, o usar aire comprimido para eliminar residuos al interior de la misma.

Prueba

NeopreneAl menos una vez al año las mangueras deben pasar una  serie de pruebas hidráulicas con el objetivo de verificar la calidad y si existe algún deterioro en ellas que puedan poner en riesgo vida humanas o daños que pueden causar altos costos de mantenimiento.

Se debe hacer un vaciado y lavado a fondo de la manguera y pruebas de extremo a extremo de la continuidad eléctrica de la manguera. Realizar inspección visual a las mangueras e  identificar que estas no presenten algún defecto visual. Colocar la manguera sobre soportes rodados que permitan examinar el movimiento de la manguera bajo presión.

Importante en el momento de realizar las pruebas cerrar los extremos y llenar la manguera completamente de agua y asegurar el purgado del aire estancado.

Presurizar la conexión a 1,5 veces la presión de trabajo permitida y mantenerla durante 10 minutos mientras se examinan posibles fugas. De igual manera comprobar que el valor de continuidad eléctrica es igual al testado inicialmente.

Es importante saber que las mangueras termoplásticas bajo presión experimentan una elongación a las mangueras de caucho. Esta es una característica propia de las mangueras termoplásticas, y a diferencia de las de caucho, esto no puede usarse como signo de fallo o usarse para establecer el estado de los refuerzos.

Prueba conductividad eléctrica

Para prevenir la acumulación de electricidad estática durante el uso, todas las partes metálicas deben quedar enlazadas durante el proceso de fabricación.

Como mínimo, cada 6 meses, las mangueras se deben colocar las mangueras estiradas sobre el suelo y comprobar que tiene conductividad eléctrica de extremo a extremo mediante un tester.

Aquellas mangueras que no sean eléctricamente conductoras deberán ser puestas fuera de servicio.